Lo llamaré impotencia tentativamente

No voy a hacerles perder el tiempo analizando lo mal que me siento. Al final estaremos todos en sintonía, y todavía sin saberlo definir.

Me cuesta entender sobremanera cómo un ser humano se siente en capacidad -y con derecho- para cambiar tan drásticamente la vida de alguien. Imaginarme los motivos que lo llevó a cometer un crimen me descontrola. Que su propio juicio no le impida tomar una decisión tan importante, como lo es halar el gatillo de un arma de fuego. Que no es tan solo halar el gatillo, lo cual ya es bastante grave. Es hacerlo apuntando a un ser humano, pensando que se lo tiene merecido, pensando que de alguna manera trae algún bien. Sin pensar por una micro milésima de segundo que este sujeto -la víctima-  tiene planes, sueña, cree, reza, aprende, tiene una madre que tiene sus esperanzas depositadas en él, maestros que se esmeraron en enseñarle, sobrinos que lo ven como un modelo a seguir, que su mundo está pintado de colores diferentes al tuyo. ¿Cómo se puede borrar el mundo de alguien y oscurecer el de tantos otros?¿Cómo le llega esa idea a la mente a alguien, y cómo decide hacerla realidad? ¿Cómo vive sabiendo lo que acaba de hacer y llega a casa, saluda a su hija, y la abraza con las mismas manos que le quitaron la vida a alguien más?¿Cómo le imprime brillo a tu vida?¿Cómo no le da malestar imaginar que podría pasar por la misma situación de ser el fallecido, o más trágico aún, que vea a su hija herida y cubierta en sangre?¿Es tan difícil imaginarse todo esto en el momento que apuntas con un arma a alguien?

Si tengo la suerte -y deseo que así sea- de que algún uniformado llegase a leer esta nota,  humildemente le digo:

¿En qué punto de tu vida los ciudadanos pasamos de ser los que requieren tu protección a ser tus enemigos?
Sólo piensa por un segundo, cuando la víctima recibe el impacto, le estas causando dolor, produces sufrimiento, le estas trayendo la muerte, y sigues ahí con el arma en tus manos, ¿Qué es lo que hay en tu mente en ese momento mientras tus ojos recolectan las imágenes del acto que acabas de cometer?¿Cómo no te produce necesidad de socorrer a un ser humano que requiere ayuda? Pero tú sigues con tu arma, sabiendo que causaste esa tragedia.

Te ruego, por favor, recuerdes aquel preciso momento de tu juventud, cuanto estabas sediento de vida, ansioso,  lleno hasta el alma de planes y metas, que decidiste convertirte en ese hombre de bien que ayuda, que protege. Tú tuviste la oportunidad de decidir por ti, de crear tu mundo, dibujar tu camino, no se lo trunques a ningún joven, que como tú mismo lo hiciste en el pasado, quiere mejorar su futuro, mostrar su mejor rostro y dar lo mejor de sí.

Recapacita… se firme… no divagues…
Toma un respiro y observa a tu alrededor, somos iguales. Enmienda tus errores, por ti, por tu futuro, el de tus hijos, y el de aquellos cuyos caminos fueron descontinuados, pero que sus sueños siguen vigentes.

Esta nota va dedicada a todos los que me mostraron hoy que aunque nuestras viajes no sean iguales,  se entrecruzan, y tienen el mismo destino. Que aunque lo importante es llegar al punto final, a veces hay que ceder nuestros puestos para permitir que el objetivo sea logrado. Por eso su muerte no fue en vano.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

Anuncios

Supernova

supernova

Tengo un deseo muy minúsculo
tan minúsculo que abarca todo.
Un deseo cuántico
que explica nuestro universo

Quiero sentirte vulnerable,
verte quebrar una y otra vez.
Memorizar cada insignificante fragmento
hasta armar de nuevo tu ser
Reparar las fractura
Vivir en las grietas
Dedicar mi vida a tu fragilidad

Muéstrame tus fisuras
Enséñame  tus heridas
No me ocultes tu historia
No te reserves letras

Dame tu intimidad
Dame tu vida
Enséñame a amarte
Enséñame a vivirte
Desde el origen
de un inminente destello
hasta volvernos polvo de estrella.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

El dilema de la corrupción

corrup

Todo texto debe, necesariamente, llevar un propósito. Pero cuando este va en relacion a la humanidad del ser, su objetivo no es más que dilucidar lo bueno y lo malo, sin caer en el paradigma de la ética, contradictoriamente.
El hombre, como especie, es corrupto por naturaleza, y egoísta por convicción.
Cuando un maestro exige a sus alumnos leer 50 páginas en una noche, sabiendo él mismo que en su mesita de noche hay un libro de 200 páginas que lleva guardado mas de 3 meses. O cuando un médico le dice al paciente que debe llevar una vida saludable, pero realmente está pensando en el plato de torta que va a tener de postre al llegar a su casa. O cuándo un científico remarca lo insustancial de la apariencia física, pero en su guardarropa hay piezas que combinan a la perfección según los expertos en moda.Todos estos ejemplos podrían demostrar muchas cosas en una primera instancia. Pero la corrupción innata del hombre seguro no te pasó por la mente.
Esto es, según pienso, que está dado por lo que hemos aprendido de lo socialmente aceptado, o mas bien, lo que nos han obligado a aprender. Todos tenemos la necesidad de hacer las cosas de manera correcta, pero no de la manera que realmente deseamos. Si el maestro lee mucho, o el médico es saludable, ¿son entonces  corruptos?. Mi respuesta sería simple: SI. Aunque depende mucho de las circunstancia, claro está. Quizas, aún no me de a entender, por que la sociedad es quien dicta el patrón conductual del hombre, y según esto, estarían haciendo lo correcto. Si el maestro no desea leer el libro porque prefiere dormir, si el médico decide salirse de la dieta, o incluso si el científico decide vestir una falda con botas vaqueras siendo este un hombre, siguen sin ser corruptos, según la sociedad, ya que nos limita este término a lo estrictamente legal. Pero si conocemos el concepto se corromper, el cual dice que es alterar una cosa, y sabiendo que nos estamos refiriendo a la humanidad del ser, lo cual incluye su libre albedrío y capacidad de libre pensamiento, todo aquel que altere sus deseos mas íntimos por aceptar la imagen de buen ciudadano que nos han impuesto, estaría en esencia corrompiendo su ser.
Esto ocurre todos los días, a cada comento, con cada decisión que tomamos.
No estoy criticando al hombre, ni a la sociedad, quien en efecto es una respuesta a una necesidad de organización dada por el mismo hombre. La idea de este texto es muy simple: hacer entender al lector que no podemos, ni debemos, juzgar a nadie por sus acciones, quizás incluso las de “moral débil”, porque en dado momento nosotros, al igual que este sujeto, podemos estar en la disyuntiva de elegir entre lo que esta bien para nosotros o lo que está bien ante la sociedad.

…¿y como decidir entre dos cosas que parecen estar bien?.. he ahí el dilema.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

Soy autor, soy jardinero

autor

Cada letra que escribía era una nueva hoja que crecía en aquel viejo y frondoso poema. Algunos ven un árbol, como cualquier otro. No los culpo. Solo aquellos de alma noble podría ver la magia detrás de la frondosidad.
Aun recuerdo cuando sembré la idea en la tierra, y cuando escribí sus primeras hojas, cuando florecieron sus primeras palabras. Una a una. Muy pronto fue lo suficientemente grande para ser notado por aquel que pasase cerca. Cada risa era un botón que en flor se convertía. Cada lágrima era una hoja que el viento desprendía.
Así fue creciendo y arraigándose en el tiempo junto a las demás obras de mi jardín.
Ese martes de marzo, cuya fecha aún se puede leer en mi lápida, no fueron buenos los tiempos venideros para mi pequeño árbol. La tristeza pintaba de tono marrón y de vejez. Las letras se borraban y se las llevaba el otoño.
Pero cada vez que la obra es leída, un toque de verdor florece. Vuelve a la vida. Cada retoño es una nueva idea inspirada en el autor que comprende el valor del sentimiento impreso. Cada árbol que cae en nombre del arte, nunca muere, renace entre letras escritas en una hoja de papel.
La literatura nunca muere, y de eso estoy seguro.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

El Suicidio

Despertó, miró a su alrededor y no reconoció nada. El reloj marcaba las 11:59am. Levantó su cuerpo de la cama, se acercó a la repisa donde había un arma con 2 balas cargadas. Había una nota a su lado que decía “Perdóname por lo que haré”. Tomó la pistola tan nervioso que una bala disparó en dirección al espejo. Se quebró al instante en mil pedazos, y las palomas volaron despavoridas. No le dio tiempo de reconocerse en el reflejo. Decidió salir de su habitación y al no encontrar respuesta decidió salir del apartamento. Lo primero que notó fue que el elevador no funcionaba. De pronto escuchó un sonido que lo atormentó y un hombre que gritaba de dolor. Parecía provenir de la azotea. Con miedo, pero muy curioso, cargó de nuevo el arma y decidió tomar el camino de las escaleras. En el último piso había una puerta entreabierta. Miró muy sorprendido y vio un hombre de pie con una pistola apuntando a otro desangrado en el suelo. El cielo estaba despejado. A los pocos segundos se escuchó otro disparó, pero esta vez no había sido del arma del asesino, provenía de uno de los apartamentos de abajo. Las palomas nuevamente estaban turbadas y volaban desordenadas sobre aquella escena. Esperó unos minutos, y en el preciso momento en el que el asesino parecía estar despistado decidió hacer justicia por su cuenta, abrió la puerta bruscamente y dijo con voz fuerte y firme — Perdóname por lo que haré. Estaban ellos dos. Apuntó al corazón ajeno, presionó su dedo contra el gatillo dejando al asesino tirado en el suelo gritando de dolor. Se quedó pocos minutos apuntando su pistola ya descargada. Se escuchó otro disparo, pero esta vez no sabía de donde provenía, notó que las palomas volaban aturdidas una vez más sobre ellos. Sin notarlo, la puerta, que de alguna manera estaba cerrada, volvió a abrirse, y un hombre le gritó — Perdóname por lo que haré.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

Te quiero

quiero

Te quiero decir todo lo que no te pude decir aquel día.
Te quiero besar como nadie ha podido hacerlo antes.
Te quiero contar cuan miserable ha sido mi vida sin ti.
Te quiero expresar cuanto vales para mi.
Te quiero aquí conmigo, esta noche.
Te quiero abrazar, para que no te vuelvas a escapar.
Te quiero sentir tan cerca, que oigas latir mi corazón por ti.
Te quiero tener por siempre a mi lado
Te quiero imaginar como la mujer perfecta para mi.
Te quiero soñar toda la vida, como lo he hecho hasta ahora.
Te quiero ver a los ojos y saber que estas pensando.
Te quiero brindar lo mejor de mi.
Te quiero extrañar, para pensarte cada vez mas.
Te quiero robar un beso.
Te quiero regalar mi vida, mi futuro
Te quiero comprender, mas de lo que tu misma lo haces.
Te quiero confesar que ya no se lo que digo.
Te quiero, y eso lo que importa.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

La taza de té

tea

Todos piensan que fue mi intención hacerlo. Están en lo cierto. Sus voces traspasaban la madera, yo podía oírlos hablar y sentir su nostalgia. Jamás imaginé que alguien lloraría mi nombre. Tampoco supe la razón de su presencia, siempre a mi lado. Quizás fue el sentimiento de culpa y las sospechas.

Ayer yo sabía muy bien lo que ocurría. Ella me preparó esa bebida dulce con un toque de amargura y tristeza, miré sus ojos por unos segundos, estaban llenos de ansiedad, bajé la mirada hacia la taza de té, tomé unos cuantos sorbos y me saboree los labios. A los pocos minutos dejé de ser yo para empezar a ser alguien más, alguien que observa de cerca mi cuerpo inmóvil en la mesa, como aquel narrador que conoce bien su personaje.

Siempre la amaré, no me arrepiento por lo que hice. Juré hacerla feliz, y esa era la única manera de cumplirlo. Siempre lo supe, fui cómplice de mi propia muerte.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn