¿Qué tan bueno es ser bueno?

Cuando era pequeño no conocía la maldad. Con los años fui notando algunos actos no tan admirables, pero enseguida pensaba que los autores lo hacían involuntariamente y sin alevosía. Hoy día todo es muy diferente a como lo recuerdo. No se que tan crudo es el ahora o que tan engañoso fue mi infantil pasado. Me destruye ver en sus rostros lo que parece ser un gesto de placer. Agredir a otra persona, con golpes y torturas. Más grave que pensarlo, es hacerlo, y más doloroso que eso, es disfrutarlo.
Estoy empezando a creer que de hecho hay malicia, que es perversa, depravada e inquietante, posiblemente innata.

Temo que algún día despierte y vea todo normal. No porque la humanidad mejore, sino porque me acostumbre a lo malo. Quiero desconectarme antes que llegue ese día en que no pueda reconocer el mal aún teniéndolo al frente, antes que invada mis manos.

Estoy débil, agotado, arruinado, descorazonado, decaído. Pero a pesar de eso, valoro mi depresión, porque me hace saber que aún soy vulnerable. Cuando la maldad me alcance, desearía que mi primera victima sea yo.

Sospecho que mi pasado no fue real y es difícil aceptarlo.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

Supernova

supernova

Tengo un deseo muy minúsculo
tan minúsculo que abarca todo.
Un deseo cuántico
que explica nuestro universo

Quiero sentirte vulnerable,
verte quebrar una y otra vez.
Memorizar cada insignificante fragmento
hasta armar de nuevo tu ser
Reparar las fractura
Vivir en las grietas
Dedicar mi vida a tu fragilidad

Muéstrame tus fisuras
Enséñame  tus heridas
No me ocultes tu historia
No te reserves letras

Dame tu intimidad
Dame tu vida
Enséñame a amarte
Enséñame a vivirte
Desde el origen
de un inminente destello
hasta volvernos polvo de estrella.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

Una simple idea plasmada en un texto

simple

¿Cuan común es amar a las ideas más que a las personas?

La humanidad es una de ellas, mientras que el humano se discrimina. Son como los sabores. No conocerás si te gusta, a menos que lo pruebes. Es como aquella dama que esperando un príncipe azul, pasa por alto un príncipe dorado. Es como el creyente religioso, que reza por la paz pero no da ayuda al pobre. No se trata de buscar la felicidad, ni mucho menos de encontrarla. Nos matamos buscando ser mejores personas, sin realmente ser lo mejor que podemos.

El fresco aroma de una mañana lluviosa, es mejor que un perfume. Una hoja marchita que se cae, eso es tristeza. El color azul. Pensar. Todo se reduce a nada, y eso es todo lo que debemos saber.

Perseguimos las ideas, y tratamos de vivirlas, como una obligación impuesta por nosotros mismos, sin dejarnos maravillar por su forma, textura y color.

Yo no se vivir la vida. Pero la vivo mejor de lo que creen. Trato de no ser un cliché, ser original y vivir mi realidad.

Lectores, amigos míos, amen a las personas y no lo que representan, amen las letras y no al papel donde están escritas, amen los colores y no la pintura, amen el diluvio y no el día libre, amen la luz y no la lámpara, amen el viento y no el velero, amen el mar, amen la noche y sus estrellas, amen sus sentidos, amen vivir y no su idea de vida.

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

El libro y su obra

Este era un libro muy sabio. Un día decidió dejar de ser tan pasivo y actuar a favor del mundo. Esa fue la vez emprendió la tarea de escribir un niño. Fue escribiendo cada capítulo de su cuerpo, cada sentimiento. Había pasado nueves meses escribiendo esta grandiosa obra maestra y anhelaba que fuese leída por todos los libros que conocía en la biblioteca. Le presentó el niño a cada uno de ellos.

Los libros de ciencia estaban muy ocupados con sus leyes y cálculos como para perder tiempo en leer al niño.
Luego fue a la sección de novelas, pero todas estaban llorando y muy deprimidas, no podían leer en esas condiciones, estaban muy triste.
Continuó, seguían los libros de biografías, a esos libros empolvados y egocéntricos simplemente no les importaba leer al niño.
Así, el libro más sabio de todos pasó años escribiendo a este niño y buscando algún otro libro que leyera su desolada obra, quien ya había crecido y aún no había sido leída.
No perdía las esperanzas, llegó hasta los libros de cuentos y literatura, pero todos estaban muy despreocupados y no prestaron atención. Por último fue hasta los libros de historia, estaban tan saturados que no querían saber de nada ni de más nadie en el mundo.
El libro sabio ya no sabía que hacer, desesperado y en su última instancia llegó a las revistas, pero todas estaban en diversas conversaciones, a ninguna le interesaba leer al niño.

Nadie tenia el tiempo o el interés para leer una historia. ¿Acaso vale la pena vivir en un mundo así?

El libro sabio decidió terminar su obra, narró la soledad y tristeza, sus últimos pasos, hasta sus ultimas respiraciones, y así fue como el niño, convertido en anciano, dejó de existir.

Daniel E Amato

Sirius

Artista
Creativo
radiante y ardiente
Mundo interno
Sentimientos profundos
Personajes ajenos a su ser

Les narraré una historia basada en hechos no reales con un toque de certeza.

Sirius era un joven solitario, muy tranquilo y considerada sombrío por la mayoría. Sigiloso y místico. Su pasión por el arte era tan inmensa como sus deseos de conocer el universo.

En otoño, cuando las hojas se dejaban vencer por el viento, y cuando la soledad acechaba detrás de cada árbol tallado, Sirius podía ser él mismo, y explotar en mil pedazos que se fusionaban en una obra de arte. Su gran admiración por la naturaleza y sus dotes para representaciones gráficas le hacían expresar su deferencia por el mundo.

Nadie podía entender a Sirius, lo que soñaba cada noche, lo que sus textos contaban.
Sus únicos amigos verdaderos eran sus diseños y sus libros de ciencia y poesía. No tenia ningun otro ser que la comprendiera tanto como un buen lápiz de grafito.

Sirius nunca pudo comprender las sociedades, a la humanidad, a la gente. Lo que ellos valoraban, para Sirius no eran mas que banales inventos. Vicios, creencias, comportamientos, prejuicios. Todo le resultaba una locura. Sin pensarlo mucho, siempre criticaba cada accion que consideraba primitiva o carente de significado. Y se divertía en ocasiones de la conducta humana y su “involución” según él mismo lo describía. Era amante del universo, mas no de lo que en él habita.

Quería volar, quería conocer, quería experimentar y sentir lo que realmente merece la pena.

Una noche estrellada, hundido en el desespero, decidió hacer que todo valiese la pena. Consultó a luna, esta, quien miraba inquieta desde el balcón, le respondió

— A mi lado lograras tu sueño.

Sirius, valiente y decidido, no vaciló. Escuchó sin temor cuando una oleada de aire entró. Esos fueron los últimos minutos en la tierra.

Hoy día, Sirius aun vive con nosotros, nos observa cada noche, nos acompaña y protege. Nos recuerda lo importante que es la admiración a la vida, de otra forma no tendría sentido. Mientras los mortales perecen sepultados bajo la tierra, Sirius ascendió a cumplir sus sueños como reconocimiento por su sabiduría plena, y acompaña a otros seres que supieron reconocer lo que realmente vale la pena.

Por eso, Sirius, la estrella mas brillante del cielo nocturno, situada a 8,6 millones de años luz de nuestra tierra, en la constelación Canis Mayor, siempre brillará y te guiará hasta que logres tus sueños.

Daniel E Amato y Eleamny Sivira


La Lágrima Presa

lagrima

— ¡Rápido, que no escape!
Las pestañas se unieron para impedir su salida
pero fue inevitable
La lágrima logró escapar
tenía tanto tiempo presa
queriendo salir del corazón

Corrió rápido por el borde del ojo
saltó a la mejilla sin mirar atrás
la recorrió angustiada
dejando la huella húmeda de su recuerdo
llega a los labios
y en un acto suicida
salta a la comisura
donde es devorada sin temor.

Es todo lo que podremos recordar de aquella lágrima
Esa valiente guerrera que logró escapar de los sentimientos opresivos del orgullo.
— ¡Libertad, libertad!
Gritaba abanderada
Vencedora y victoriosa, siempre te recordaremos.

lag2

Daniel Amato
twitter-64  instagram-64
bn

Síntoma Nocturno

La paz interior
Mis ojos cerrados
La oscuridad a mi alrededor
Dormido

De pronto
Una sensación abrupta
Me levanto casi al instante
La mirada perdida
Desconcertado

Mi cama en otro lugar
Mi persona en otro momento
Ajeno a mis sentidos
No se donde estoy

Busco insaciable algo conocido
El pasado olvidado
El futuro ya no es tuyo
Lo he perdido todo

Decido darle tiempo al tiempo
Mis ojos cerrados
La oscuridad a mi alrededor
Me duermo

Daniel E Amato